Una de las energías con la que más constantemente estamos relacionados es con la energía del dinero, si así es, el dinero es una energía que llega de manera abundante o escasa de acuerdo a nuestros bloqueos o como nos relacionemos con ella.

¿Quieres invertir en un negocio?, ¿Quieres tomar un curso que te ayude profesionalmente?, ¿Quieres viajar? … ya sabes cuál es el ingrediente común en todas ellas, necesitas dinero para estas y muchas cosas.

Por lo tanto el dinero es energía: una energía que fluye constantemente.

Nosotros estamos hechos de energía y dónde enfocamos nuestra atención, ahí estamos enfocando nuestra energía y eso es lo que crecerá.

Cada ser humano experimenta la abundancia por primera vez en el vientre materno. Una abundancia total, plena. Donde disponemos de todo lo necesario que la naturaleza pone a nuestro alcance. Disponemos de pensión completa, abastecidos de todo lo necesario para ser gestados y nacidos, pero ¿en qué momento perdemos esa conexión con la abundancia y el saber que tenemos todo a nuestro alcance?

Cuando existen pensamientos limitantes y de escasez ante la relación con el dinero, estamos bloqueando ese flujo de energía sin permitirnos abrirnos a las múltiples oportunidades de recibir esa energía.

Las palabras dinero y riqueza se han rodeado de pensamientos o sentimientos negativos de envidia, egoísmo o escases, los cuales normalmente vienen de nuestras vivencias, condicionamientos, programaciones son tan sutiles que no somos capaces de percatarnos del sentido de nuestras palabras o nuestros pensamientos.

“No tengo dinero”

“Está muy caro o es muy costoso”

“No puedo darme esos lujos”

“El dinero no es fácil de obtener”

” La vida es difícil y hay que trabajar duro para sobrevivir”

Al mantener estos condicionamientos o programaciones lo que generamos a nuestro alrededor es tener escases y cerrarnos a nuestras posibilidades reales, la energía que está relacionada con el dinero se estanca y ya no estás dando ni recibiendo y en el proceso, perdiste tu abundancia.

El dinero no se acaba; como nuestra energía, este va y viene. Es nuestra obligación trabajar sobre nuestras creencias hacia el dinero para poder liberarlas y dejar que la energía realmente fluya y nos traiga mayor abundancia.

Nuestra relación con el dinero es como cualquier otra relación. Esta tiene que dejarse libre y en movimiento.

¿Qué nos conecta con la Energía del Dinero?

Primeramente es el agradecimiento, agradece todo lo que recibes, lo que tienes y no solo en forma de dinero sino lo que recibes diariamente como pueden ser regalos, un almuerzo o que te pagaron tu salario. Anota cada centavo que ingresa, poniendo énfasis no en los gastos, sino en lo que recibes. Vas a ver que comenzarás a recibir cada vez más regalos y dinero, porque dónde ponemos nuestra energía esto aumenta, esto implica honrar y agradecer todo. Y por todo entendemos las cosas buenas y las no tan buenas.

El agradecimiento te abre las puertas a la abundancia, el fijar tu atención a lo que no tienes te cierra los caminos a lo que tendrás.

Cuando, la esencia de la abundancia es un pensamiento y un sentimiento positivo, la que lo estigmatiza es nuestra mente racional. La palabra afluencia, significa dejar fluir; que lo que entra salga y vuelva a entrar.

Deja que el dinero fluya libremente y sin creencias que lo limiten. Verás rápidamente la diferencia en tu nivel de abundancia.

Identifica y libera tus bloqueos emocionales alrededor del dinero, una herramienta muy útil son los Registros Akáshicos. 

Respeta tu relación con el dinero, conoce cuánto necesitas y cuánto gastas.

Cambia tus frases limitantes “no puedo pagar esto” por: “Escojo no comprar esto ahora, tal vez en un futuro si decida comprarlo, gracias.“. La palabra NO corta la energía. Escoge hablar en positivo.

No pidas que todo sea gratis, más barato o al costo, ni condenes a quienes venden su trabajo honradamente al hacer esto estás enviando la señal de que tú no tienes y que no hay suficiente para todos y eso se devuelve. Hay muchas formas de devolver positivamente la energía, pero condenando o teniendo malos pensamientos no traerá beneficios a nadie.

Esto explica que nuestra vida al ser energía consiste en fases positivas compensadas con las negativas y fases negativas compensadas con las positivas. Entonces podemos entrar en el principio del equilibrio entre el dar y el recibir: Yo doy mi trabajo y por ese trabajo recibo un dinero. De manera que se compensan.

El cambiar la relación con el dinero es fácil solo es cuestión de hacer los cambios que necesitamos para ver al dinero como lo que es UNA ENERGÍA EN ABUNDANCIA PARA TODOS.

Suscripcion boletín

Suscribete a nuestro boletín
captcha