Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto una batalla que ocurre en el interior de las personas.

El anciano dijo: “Hijo mío, la batalla se da entre dos lobos que están dentro de todos nosotros”.

"Uno de ellos es negro, está enfadado y lleno de ira. Decide pelear muchas veces sin razón, guiado por la rabia ante el más mínimo contratiempo. Además, dentro del lobo negro hay envidia, orgullo celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego".

"El otro es un lobo blanco, rebosa amor, paz y perdón. No le gusta combatir, solo lo hace cuando siente que necesita cuidarse a sí mismo o a los demás. Dentro del lobo blanco hay bondad, humildad, empatía, alegría, esperanza, serenidad, benevolencia, amistad, generosidad, verdad, compasión hacia sí mismo y su entorno".

“Ambos lobos, el blanco y el negro, luchan por dominar la batalla dentro de mí. Esa misma batalla ocurre dentro de ti, y dentro de cada persona también”.

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo: “¿Y cuál de los dos ganará?”

A lo que su abuelo respondió: “Aquel al que yo alimente.”

El nieto, no contento con la respuesta, añadió: “¿Cuál vas a alimentar para que se quede en tu corazón?”

El anciano dijo de nuevo: “Ambos se quedarán en mi corazón y ganarán la batalla”.

Desconcertado el nieto volvió a preguntar: “¿Cómo es posible que ambos sean vencedores?”

Finalmente, el anciano Cherokee añadió:

“El lobo blanco y el lobo negro, aunque a veces luchan, se necesitan el uno al otro. Cada lobo tiene una finalidad y cualidades que preciso para vivir. El lobo negro tiene mucha astucia, agudeza y capacidad estratégica. Está acostumbrado a la oscuridad y nada más sentirse herido se despierta para protegerme. El lobo blanco, por otro lado, me muestra un lado más pacífico de las cosas, lleno de amor y compasión para dar. Tiene una mirada limpia de todo cuanto le rodea.

Si solamente alimento al negro seré incapaz de disfrutar de la vida y las personas que me rodean. Me convertiré en una persona irascible y llena de furia. Por otro lado, si tan solo alimento al blanco corro el riesgo de quedar desprotegido ante las amenazas, sin capacidad de reacción. Debo alimentar a ambos por igual para que dejen de luchar entre ellos. Cada lobo, tanto el negro como el blanco, es útil dependiendo de la ocasión. Por eso, alimentando y cuidando de los dos lobos que habitan en mí podré crear el equilibrio, la paz y la armonía que necesitan y preciso”.

Este cuento o leyenda de los nativos americanos trae muchas enseñanzas y reflexiones a como vivimos emocionalmente, los dos lobos representan dos fuerzas antagonistas entre sí destinadas a coexistir en nuestro interior

Principalmente nos muestra que todos los seres humanos tenemos un ‘lado de luz y un lado de sombra’, es común que tratemos de esconder el segundo y sacar a relucir el primero, sin embargo, ocultarlo no significa que no esté presente.

No matemos por tanto de hambre a nuestros miedos, siempre será mejor reconocerlos, entenderlos y transformarlos. No matemos de hambre tampoco a nuestra rabia, nuestro despecho o nuestra tristeza. Acerquémonos a estas realidades internas sin arrinconarlas para desmenuzarlas y saber qué quieren decirnos. Pueden darnos valiosas lecciones para ser un poco mejores cada día.

El concepto taoísta más relevante y conocido para manifestar esto es el Yin y el Yang. Aunque este concepto hable de ‘energía femenina y masculina’, habla en sí mismo de que el mundo y las personas son duales. Todos y todo lo que nos rodea posee dos fuerzas que en sí mismas son opuestas, pero a la vez complementarias. Una no puede existir sin la otra.

Reflexiona sobre lo que tu propio interior quiere decirte y lo que significan el lobo blanco y el lobo negro ahora mismo en tu vida. Piensa en cómo debes interactuar con esas fuerzas enemigas que hay dentro de ti. El modo en que lo hagas determinará tu vida. En lugar de matar a uno de los lobos, elige guiarlos a ambos por el buen camino.

Suscripcion boletín

Suscribete a nuestro boletín
captcha